Últimos temas
» Last Christmas [Sienna Lestrange]
Mar Mar 15, 2016 4:35 am por M. Sienna Lestrange

» Confirmaciones o denegaciones y cambios de botón
Sáb Feb 20, 2016 8:59 pm por Invitado

» Little Red Riding Hood ~ Pirv. Tessa Rogers
Dom Feb 07, 2016 4:33 pm por Cole W. Trudeau

» I wanna dance and love, and dance again [Cole]
Sáb Ene 23, 2016 1:59 am por Q. Nymeria Rogers

» Rising City RPG (Normal)
Miér Ene 13, 2016 8:22 pm por Invitado

» Petición de rol
Dom Ene 10, 2016 9:58 pm por Q. Nymeria Rogers

» The Sound of San Francisco {Afiliación Normal - Cambio de botón}
Miér Ene 06, 2016 4:41 pm por Invitado

» Registro de Patronus
Mar Ene 05, 2016 4:00 am por Invitado

» Registro de Sangre
Mar Ene 05, 2016 4:00 am por Invitado

» Registro de Face Claim (FC)
Mar Ene 05, 2016 3:59 am por Invitado

Normativa General

Tenemos prohibido hacer bla bla blá, sin embargo podran bla bla bla bá cuando tengan listas sus scosas para el foro, dentro de los demas esta muy mal visto que blabla bla y bla blabla. Las medidasde su avatar seran de blá y las de la firma seran de blé. Cualquiera que viole estas reglas dera bli bli bla hasta que la administración de bla bla bla blá ba remueva su castigo


Creditos & Agradecimientos

Los creditos por el skin de este foro son para Nymphea de Savage Themes , quien nos lo ha prestado sin costo alguno,respeta su trabajo y no plagees. Las modificaciones fueron hechas por bla bla bla, agradecemos a la comunidad de bla bla bla blá por su apoyo en la creación de nuestro foro. Particularmente nombramos a bla bla blé por sus tablillas, o cualquier otra cosa

Hermanos
Recursos
Elite

I wanted to be alone, but... [con Lucy Robinson]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Lun Ago 10, 2015 11:44 pm

No es que fuera una novedad, pero no es plato de buen gusto saber las cosas a ciencia cierta. Salí de la sala común con los auriculares puestos y las manos en los bolsillos. Por suerte, el día se había levantado nublado y podía llevar chaqueta. La capucha iba evadiéndome del resto de alumnos que sonreían felices con las calificaciones, no pude más que rodar los ojos con indiferencia.

Salí del castillo y me encaminé sin rumbo por los terrenos, centrado en la música. No sabía cuántas horas le había dedicado ya a aquel grupo, pero desde luego suficientes no habían sido. Continué bajando, pasando grupos de personas que disfrutaban del aire libre, algunos leían, otros reían con sus amigos, alguno dibujaba. Unos cuantos metros más hacia delante una chica caminaba. No me llamó nada de ella, hasta que algo cayó de su bolsillo. Ella no se dio cuenta y me sentí obligado de avisarla. Aceleré un poco el paso dirigiéndome hacia donde se había caído el objeto.

- ¡Eh, espera! - dije una vez lo tuve en la mano. Troté unos metros y me paré en el instante en el que se estaba dando la vuelta, no sabía si se habría dado por aludida o no, pero mi grito no demasiado lejos de su cara supongo que la hizo girar por instinto - Se... te ha caído esto - dije tendiéndole la mano.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Mar Ago 11, 2015 12:08 am

-...un Supera como mínimo, y la muy encaprichada no me va a dejar hacer eso.- iba caminando costado a costado junto a mi prima Wendy. Con su rubia cabellera caminaba cual belleza de pasarela por los pasillos de Hogwarts mientras una sonrisa de abstraída se dibujaba en su rostro. A pesar de que era plenamente consciente de ello y de que, por lo tanto, no me estaba prestando demasiada atención, sentía la necesidad de hablar con alguien acerca de las calificaciones que tenía que sacar en el TIMO para poder cursar astronomía el año siguiente. No era que la materia me llamara realmente la atención sino que en muchas ocasiones los ciclos de los astros podían influir sobre algunas de las pociones, y puesto que era algo a lo que iba a dedicar mi vida entera, me parecía prudente hacer un sacrificio y tomar la materia a pesar de que no me gustase en absoluto. No todas las personas razonaban del mismo modo.

Que no me importara que la chica no me diera mucho corte con mis reflexiones y mi momento de catarsis no era verdaderamente un problema serio hasta que comenzaban a pasar los minutos con caminatas largas y calladas. Wendy no parecía de ánimos para prestarme atención sino que su mente de princesita consentida viajaba en algún sitio desconocido para mi. Eventualmente suspiré y, exasperada de ser ignorada pese a nos er esto una novedad, giré la cabeza para ver a mi prima de catorce años que era casi de mi altura.

-Al menos podrías fingir que te importa- comenté con tono de reproche. Pero la rubia no me dio corte ninguno, tan en otra como para ignorar incluso eso, y sacó de su bolsillo un rollo de pergamino para enseñarme muy orgullosa su bonito "Extraordinario" en la clase de encantamientos. Ignorando por completo mis preocupaciones. -Vaya, Wen, felicidades...- rodé los ojos, cosa que no pareció dejarla demasiado contenta mas vislumbré en la lejanía a sus dos hermanos mayores, Marcus y Eustace -Mira, allá están tus hermanos. Ve y diles, anda- y comencé a hacerle señas con la mano como buscando alejarla cual mascotita, pero ella ni se percató de la denigrante comparación y echó a caminar, justo en el momento en que alguien pareció gritarle a alguienq ue esperara. Volteé junto con otras cuántas personas en las cercanías del lugar para ver a un chico que se había agachado a recoger un pergamino y se acercaba a mí para dármelo. Parecía mayor que yo, quizá un año o dos, y tenía el pelo tan negro como cuando a mí me invadía la tristeza o la desolación. -¿Me hablas a mí?- pregunté inocentemente, a pesar de que fuera una pregunta estúpida teniendo en cuenta que un segundo después me había tendido indiscutiblemente el pergamino. Sobre él podía leerse mi nombre y mi calificación de "extraordinario" en Pociones junto con el "aceptable" en Astronomía que tan desesperadamente necesitaba subir. El resto eran cubiertas por la mano del muchacho. Tendí la mía para tomar el pergamino con la mano derecha (en cuya muñeca se veía una venda) y miré la hoja en cuanto el chico la soltó. Acto seguido levanté la mirada hacia él y sonreí de forma genuina -Gracias, iba a enloquecerme luego por haberlo perdido- introduje de nuevo la mano en el bolsillo para guardar el pergamino cuando, de pronto, noté que faltaba otro más. Fruncí el entercejo -¿Has visto que se me cayera algo más?- pregunté, de forma interesada y dubitativa.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Mar Ago 11, 2015 12:24 am

La pregunta de la chica me dejó un poco descolocado. ¿A quién sino le acababa de gritar que esperara? Ella sola pareció darse cuenta de que solo estaba ella y tomó el pergamino. Según se lo estaba entregando me di cuenta que era el boletín de notas y no pude contener un suspiro cansado. Sin embargo, mi cabeza se centró en otra cosa, algo que me llamó la atención. ¿Por qué me llamaba la atención aquello, a estas alturas? Quizá porque nunca lo había visto en Hogwarts. Claro que, probablemente, nada tendría que ver con lo que a mí se me estaba pasando por la cabeza. Exacto, no tendría nada que ver. Aun así se me contrajo el estómago tan deprisa que apenas fui consciente del acto, y físicamente no se notó nada, pero mis ojos habían repasado en cuestión de segundos cada parte de aquella venda, como si buscara algo. Pero no buscaba nada, al menos no conscientemente.

Aparté la vista de su mano y miré a la chica a los ojos. No era la primera vez que la veía, pero tampoco sabía cómo se llamaba. Era más pequeña que yo, eso sí. Levanté las cejas ante su nueva pregunta y negué - Creo que no - había visto caerse aquel pergamino de casualidad, lo que hubiera pasado ante ya era otra historia. Observé su cara y analicé su anterior frase. "Espera, ese es el boletín de notas. Con razón lo necesita". - Emm, si... quieres puedo acompañarte, a echar un vistazo, volver sobre tus pasos, a ver si lo encuentras - bajé la mirada, que no se notara que era tímido, qué va. Si lo pensaba, tampoco tenía ganas de ponerme a buscar un boletín de notas pero, si lo pensaba mejor, tampoco tenía nada mejor que hacer. Nada, de nada.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Mar Ago 11, 2015 12:40 am

Sentí que algo cruzaba la mirada de aquel muchacho pero no tuve ni la menor certeza de qué podía ser. Nada en el resto de su cuerpo parecía indicar que algo le hubiera pasado por el rostro pero aquello había podido ser visible durante apenas una fracción de segundo, sin saber bien el por qué de aquello. De todas formas no le di importancia. Un brillo desconocido en la mirada de un alumno desconocido que nada tenía que ver conmigo. Lo que sí me competía saber era la existencia de el papel que me hacía falta. Mis hombros decayeron un poco cuando dijo que no tenía conocimiento de ningún otro papel y me mordí el costado del labio inferior. Empecé a mirar a mi alrededor en busca de otro más de ellos sine ncontrar nada, viendo entre los pies de los alumnos que caminaban por delante y en todas las direcciones. Era ampliamente posible que alguien lo hubiera pateado por algún sitio.

-Vale, no te preocupes- comencé a agradecerle quitándole importancia con un gesto de la mano y volteándome para agradecerle de nuevo pero me ofreció la compañía a media sonrisa y no pude ocultar una mueca de sorpresa. Se notaba en la forma en que había dudado y en sus gestos de cabeza que no era que se sintiera muy confiado con el asunto, aunque algo lo había hecho ofrecerse y, cierto era que con esa timidez cualquier ofrecimiento era apreciable. Ladeé un poco la cabeza y me encogí de hombros para sonreir mientras daba por entendido que si le apetecía yo no iba a poner peros -Si quieres...creo que vendrá bien no ser una sola persona viendo al suelo contra la corriente- conociéndome, alguien iba a llevarme puesta si iba sola. -Gracias...eh...- ay, llegábamos a la parte en la que no tenía idea de cuál era el nombre del muchacho y dejaba la frase a medias para ver si la completaba.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Mar Ago 11, 2015 1:05 am

Si bien al principio no me atraía la idea de ayudarla, cuando me agradeció el gesto algo dentro de mí hizo que se sintiera bien aquello, una agradable sensación. Duró poco, pues dejó en el aire colgadas las palabras que preceden a una presentación. Tragué saliva, relajado, pues otra cosa no pero fingir que soy una persona excesivamente tímida se me da bien.

- Soy James Wrhött, Ravenclaw de séptimo - "otra vez". Con todo esto se me había olvidado este dato. Tendí mi mano izquierda, como solían hacer las personas normales que no se saludan con un "eh" acompañado de un leve movimiento de cabeza. Es decir, como mi amigo y yo hacíamos. Comencé a mirar debajo de donde estábamos, y arrastré la mirada hasta donde dejaba de distinguir qué había en el suelo - ¿Quieres que comencemos caminar por donde has venido? - eso también era una sutil invitación a que caminara ella por delante, ya que era la que sabía por dónde había venido. Tipo de personalidad lógica donde las haya, la mía. Menos mal que la mayoría de las cosas que pienso se quedan en mi cabeza, porque a pedante me tirarían piedras más de una vez. Gajes de ser Ravenclaw, supongo.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Mar Ago 11, 2015 1:22 am

James...¿qué? En mi cabea quedó flotando su segundo nombre y traté de recordar exactamente el modo en que lo había pronunciado.  Interiormente mi cabeza estaba saltando ahora en todas las direcciones posibles. Es decir, nunca antes había escuchado un nombre así y mis oídos no habían estado preparados pra escucharlos. De haberse tratado de una presentación con alguien en alguna otra situación o que, por otro lado, mostrara algún tipo de iniciativa diferente me hubiera dejado preguntar por su segundo nombre una vez más para asegurarme de haberlo entendido bien.

...

-¿Me puedes repetir el segundo nombre, por favor?- al diablo con todo, yo quería volver a escuchar eso y sentir que había escuchado bien porque me picaba la curiosidad y la impulsividad de esta leona no era equiparable a ninguna otra Very Happy Esperaba realmente que no le sentra mal, y mientras tanto le estreché la mano. La firmeza en mi gesto dejaba claro no solo que estaba acostumbrada a esa clase de presentaciones sino que también tenía fuerza en la mano izquierda, lo que podía llevar a que pensara que era zurda. En parte, lo era, aunque más bien ambidiestra. -Encantada, James. Soy Lucy Robinson Frost, un placer- completé la presentación con una sonrisa y eché a andar mientras recorría el camino que había andado con Wendy minutos atrás. Miraba en el suelo de forma general, pero no era sencillo ver algo si la gente continuaba caminando de un lado a otro moviendo cualquier cosa que hubiera en el suelo.

-¡¡EH!!- iba con la cabeza tan abajo que no había visto a un chico que, también siendobastante más alto que yo, llevaba una túnica con el escudo de las serpientes y cuyo cabello era una mezcla de rubio con castaño -¡MiraD por dónde vais, idiotas!- espetó en mi dirección. Mi mano, ya levantada para pedir las correspondientes disculpas por el choque sin intención, se bajó al instante. En su lugar fruncí el entrecejo y senti encenderse el color de mis ojos, pero aquello duró solo un segundo. Observé al chico quedarse viendo como si esperara una réplica y tras negar con la cabeza al mejor estilo "qué remedio" volví a seguir mi camino.

-Algunas personas prefieren intentar iniciar una disputa. Así de poco interesante está la cosa en sus vidas- murmuré por lo bajo, no supe si hacia James o hacia mí misma. -Con tanta otra cosa a comentar...- rodé los ojos y esta vez sí eché un ojo en dirección al Ravenclaw, viendo qué pasaba por su expresión en esos momentos.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Mar Ago 11, 2015 1:35 am

Cuando me estrechó la mano y escuchó mi apellido puso la cara que todo el mundo, profesores incluidos, ponían cada vez que me presentaba. No pude esbozar una sonrisa simpática - Whrött (*fhroott). Es alemán, por parte de padre. La o es como una o muy grave. Whröoott - enfaticé. La verdad es que era un apellido peculiar, bastante poco escuchado incluso en Alemania - Si te sirve de consuelo, me costó años poder pronunciarlo bien - volví a sonreír.

Comenzamos a caminar y vi cómo Lucy, por fin tenía nombre, se chocaba con unos estudiantes. Noté cómo se le encendían los ojos, así como los míos dejaron de mostrar respeto y mi gesto se volvió muy serio. Asquerosos y prepotentes Slytherin. Le resté importancia con las manos - Descuida, te entiendo bien. Odio esa clase de personas - y con "esa clase de personas" no me refería únicamente a los Slytherin, sino a la gente prepotente en general. Me producían asco. Continuamos caminando, escrutando cada rincón del camino que parecía haber recorrido, pero nada. Seguimos subiendo.

- ¿El otro pergamino es igual que el que te he dado? - pregunté. No estaba seguro si era parte del propio boletín, o si eran notas adjuntas o algún otro documento. Cuanta más información tuviese, más fácil sería la búsqueda.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Mar Ago 11, 2015 5:13 am

Escuché lo que dijo con mucha atención y quedé repitiéndome el tono en que lo había dicho varias veces, así como la forma en que pronunciaba cada una de las letras y sus sonidos. También atendí muchoa  su explicación particular y luego llegó mi turno para poner la teoría en la práctica.

-Whrött- dije muy lento como espaciando la palabra, arrastrándola, asegurándome de haber seguido bien als indicaciones. Parecía una niña de tres años repitiendo una palabra muy simple, pero el proceso de aprendizaje era el mismo...solo que lo que había que pronunciar era mucho más complejo. Sobre todo para cualquier mortal que hiciera amplio uso de vocales. -¡Como para que no costara!- me alegré de ver que sonreía, parecía más espontáneo que en veces anteriores. -¿Y cómo se escribe? ¿Con V? ¿Lleva diéresis? Ay, disculpa- en medio de todas esas preguntas había chocado con una chica de primero que me había sonreído y pronunciado un pequeño "no hay cuidado" antes de seguir su camino apresurado con una pila de libros en la mano. Casi que le cubría la visión. Entre eso y que yo ba medio cabizbaja, normal que fuéramos a chocarnos. El destino (?). Y hablando de destino, agradecí que en este no estuviera el que el Ravenclaw fuera demasiado de armas tomar contra gente como la que acababa de insultarnos con el choque. Desvié mis ojos hacia él y asentí lentamente.

-Dependiendo del día y dependiendo de la persona, es bueno a veces poner a esa gente en su lugar- callé un poco, indecisa sobre si seguir hablando o no -He tenido tiempo para entrenar el decidir eso o no con mis primos desde niña. - tenía alguno que otro que era muy así. No todos, por supuesto, pero sí una personalidad particular o dos. Quizá tres, no demasiadas más. No todos nos parecíamos así.

-Eh...es un pergamino más o menos del mismo tamaño- meneé la cabeza como para mostrar que tenían cierto parecido -En realidad el que no encuentro es una nota que me dieron con algunos puntos a mejorar para cuando presente el TIMO de Astronomía, tiene que irme muy bien para poder cursarlo el año que viene...- y con eso quedaba dicho, de forma implícita, el curso al que yo pertenecía, que era quinto. -¿Tú preparas los EXTASIS?- inquirí, buscando sacar temas de conversación pero impulsada por la curiosidad genuina de cuando uno conoce a alguien nuevo. En determinado momento me agaché pensando que el pergamino que había en el suelo era el que buscaba...pero no, más bien se trataba de un montón de garabatos. Hice una pelotita con ellos y lo guardé en un bolsillo para cuando encontrara un sitio donde deshacerme de ellos sin tirarlos en el suelo. No correspondía.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Mar Ago 11, 2015 10:24 am

Hacía tiempo que no conocía una persona tan peculiar. Le parecían curiosas cosas muy simples y sonreía mucho. Se notaba que era Gryffindor a kilómetros de distancia. Cuando pronunció mi apellido, pausando casi las letras, no pude más que seguir los movimientos de su boca con la cabeza y animarla con gestos a que terminara. Habían pasado los veinte minutos de cortesía, sabía que podía ser más natural con ella. Normalmente tenía que ir con pies de plomo con la gente... y es que las apariencias no solo engañan, sino que condicionan.

- ¡No te disculpes! Se escribe con W y diéresis. W-h-r-ö-t-t. Tranquila, yo tampoco sé en qué estaba pensando mi familia paterna cuando decidió utilizar ese nombre - rodé los ojos sonriendo. Era agradable hablar con ella.

Analicé sus palabras y supuse que había tenido más de un contratiempo con gente en el Castillo. Por mi mente surcó la idea de que habían sido principalmente Slytherins, pero no es que condicione a un grupo de personas por la casa en la que están, sino que me remito a los hechos - Créeme, he tenido que poner a más de uno en su lugar. El problema es que si me vuelven a expulsar de Hogwarts a lo mejor no me dejan volver - me llevé la mano a la cabeza y sonreí, tratando de que sonara menos extraño. Tampoco es que fuera normal toparse con gente que hubiese estado expulsada desde tercero hasta séptimo, varias veces - Pero tranquila, prometo que no soy una persona agresiva - me llevé la mano al corazón e hice una cruz con el dedo índice, parecía salido de algún anime shojo - Pero, ¿sabes qué? Por las formas que llevaban esos chicos, ni siquiera merecía la pena - me encogí de hombros y continué andando.

Cuando Lucy se agachó pensé que la búsqueda había finalizado, pero era demasiado bonito para ser cierto. En su lugar, un pergamino garabateado acabó en su bolsillo. Encima buena ciudadana. Comenzó a hablar de los TIMOs y de su nota en astrología, y por un momento temí que surgiera el tema de las calificaciones. Pero esa intriga duró poco, fue a preguntarme qué tal los EXTASIS.

- Te sorprenderá que un Ravenclaw te diga esto, pero no he hecho todos los exámenes y tengo que volver a cursar séptimo este año - continué andando, oteando el suelo, aprovechando el gesto para evadir la mirada de Lucy. A pesar de que nos acabáramos de conocer sabía que volarían las preguntas y tenía que tantear qué tenía que decir y qué no - Llevaba casi todas las asignaturas con un Extraordinario, pero decidí que no me presentaría a todos los EXTASIS. Digamos que... estaba lidiando con unos asuntos que no podían esperar, y que haga unos exámenes sí - me encogí de hombros, ya no sonreía pero tampoco parecía enfadado. Más bien transmitía indiferencia - Hay gente que hace un mundo por repetir, e incluyo a algunos de mis profesores en el saco, pero es lo que toca - miré a Lucy, sonreí ligeramente y continué observando el suelo en busca del pergamino perdido.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Mar Ago 11, 2015 12:35 pm

El chico pidió que no me discupara por las preguntas sobre su apellido y esbocé una sonrisa. El asunto era que conocía, por ver a otras personas, lo que era que le preguntaran una y otra vez cómo se pronunciaba o escribía el apellido o el nombre de alguien y podía aquello ser mucho más desgastante de lo que era en apariencia para personas de nombres comunes como yo. Pero el chico se lo estaba tomando todo muy bien y aquello me pareció simpático. Incluso me reí de buena gana cuando comentó lo de los pensamientos de su familia paterna.

-Quizá algún día puedas encontrar a tus ancestros y preguntarles.Como en la película de Mulán...- me encogí de hombros señalando un chiste muy escueto para luego recordar que quizá no hubiera atendido a nada de eso -¿Has visto Mulán? Es esta de una chica que va ala guerra en lugar de su padre, que es china, y que hace pensar a todo el mundo que es hombre...- dejé la frase en el medio, como para ue me confirmara o no si la conocía para saber si podía o no seguir hablando de ella.

Pero hablamos de los otros muchachos, aquellos de essa actitudes. Aunque lo que más me llamó la atención fue su comentario sobre su expulsión. "Volver a". Sin embargo no di muestras de ello en mi semblante, que se mantuvo igual de animado y curiosoq ue siempre, pero en el buen sentido.

-Te tomaré la palabra-haciendo la gracia me llevé la mano a la cabeza yo también, con ella estirada y sobre la frente, como en un gesto militar. Si el chico hacía gestos yo haría otros, demilitancia. Que, nótese, era muy típico mío.-¿Puedo preguntar por qué te expulsaron?- la pregunta iba sin malicia, sin curiosidad de la mala, sino más bien de la misma manera en que uno preguntaría "¿por qué el cielo es del color que es?". Mi tono y mis intenciones eran exactamente las mismas.-No, qué va. Están buscando una excusa para entrar en conflicto. Ya comerán algo y se les va a pasar- mentira, pero era una forma de dejar el asunto un poco más de lado. No valían la pena ni para hablar de ellos.

Luego el chico comentó lo de su repetición de curso y escuché atentamente. Sonreí con su comentario sobre los Ravenclaws y mientras hablaba dejé de mirar el suelo, porque había dejado de interesarme mucho mi pergamino, al menos por ese momento. Era muy interesante lo que contaba, sobre todo porque hacía ver als cosas de una persoectiva diferente que ciertamente no era la mía. Aunque...¿no lo era, acaso? Una memoria volvió a mi mente y por un segundo mi mirada se perdió, pero duró un instante nada más. Volví a escena, al momento, segundos después.

-Bueno, es normal. Es decir, las personas suelen darle mucha importancia primordial a la educación formal y entonces piensan de esa forma- comencé -Si me preguntaras a mí qué pasaría conmigo si hoy tuviera que repetir un curso, creo que te contestaría que estaría sintiéndome muy mal. Pero en su momento, cuando mis prioridades y mi situación fueron otras- no des detalles, no des detalle...-, agarré mis cosas y me fui del colegio a vivir sola en la nada. Es un milagro que no me dieran el saco cuando volví- medio muerta, pero volví -[B]Pero en su momento me pareció de las mejores ideas y hoy en día pienso un poco igual. En su momento, me importaba bien poco estar en Hogwarts. Así que si tus prioridades son otras, los exámenes siempre podrán esperar. No importa lo que digan los otros o...o lo que sea el estereotipo Ravenclaw. La inteligencia va en saber encontrar el lugar, situación y momento. No en salar todos los exámenes con notas extraordinarias[/color]- y con el mismo tono hubiera dicho que me apetecía ir a comer un pan.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Mar Ago 11, 2015 12:57 pm

Cuando mencionó a Mulán no me sorprendí, estaba familiarizado con la cultura muggle y con toda clase de películas. La había visto, en mi infancia, pero tampoco recordaba muy bien cómo era - Sí, sé qué película es. Y quién sabe, a lo mejor algún día aparece un... ¿mushu? en mi vida y contacto con mis ancestros - sonreí. Instintivamente pensé en aquel dragón y en cómo los magos materializamos patronus. No tenía sentido alguno, y no lo comenté, pero me pareció curioso y durante un buen rato no pude dejar de pensar en ello. Imagínate contactar con los espíritus de tus ancestros mediante apariciones espontáneas de patronus.

Después de mi comentario sobre la expulsión tenía la certeza de que, de una forma o de otra, preguntaría. Sobretodo porque desde un primer momento había notado que era una persona curiosa. No había maldad en sus palabras, ni ganas de indagar más allá de la curiosidad, así que tampoco me fue inconveniente - Bueno, han sido bastantes veces. Por estar en zonas no autorizadas, por saltarme clases, por fumar en sitios donde no se puede, por alguna que otra bronca que se fue de las manos con algún alumno... - dejé la frase un poco en el aire, porque básicamente esos habían sido todos los motivos, solo que a lo largo de los años y cada uno detallado de una forma. Hice una pausa - Por eso mismo, no merece la pena - dije volviéndome a referir a los muchachos que acababan de pasar - Muchas veces he saltado por cosas menores, o han saltado contra mí, y eso sí que lo he aprendido bien: si no merece la pena, déjalo estar - sellé mis palabras con un asentimiento solemne.

Después Lucy se arrancó a hablar y no tuve agallas a interrumpirla. Tenía tantísima razón, y por un momento me sentí tan comprendido que me asusté. ¿Cómo una total desconocida podía haber entendido tan de primera mano cómo me sentía, qué prioridades importan más y cómo sobrellevarlas? Nadie. Me quedé callado, ambos nos habíamos parado. Solo pude observarla en silencio. ¿Qué habría pasado en su vida para que comprendiera aquello? De pronto mi cabeza recordó la venda en su muñeca pero, como si de forma instintiva se tratase, alejé ese pensamiento. "No".

- No entiendo por qué eres Gryffindor, los cuervos estarían encantados de tener alguien como tu en nuestra sala común - fueron las palabras más sinceras que decía últimamente, y además las decía sin compromiso alguno. Aquella chica tenía una cabeza diferente, y me gustaba - ¿Sabes? Tienes toda la razón, pero nadie lo entiende. Aunque siempre da gusto saber que hay personas que no juzgan de antemano y prefieren comprender - me encogí de hombros. Miré a mi alrededor. Una ligera brisa se había levantado y volví a ser consciente de que estábamos buscando un pergamino - Por cierto, deberíamos continuar en busca de la nota. Con este viento puede terminar muy mal parada y ninguno quiere eso -.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Mar Ago 11, 2015 9:41 pm

¡Un Mushu! Mi cara se iluminó cuando comentó sobre el pequeño dragón que claramente era el número uno de toda la película. Mientras me reía por el comentario y soltaba un pequeño "tal vez", mi interior se preguntaba si querría o no traer un Mushu a mi vida para poder hablar con mis ancestros. Me debatía mucho entre sí y no, aunque era ampliamente posible que, de poder elegir a una única persona con quien hablar, fuera a mi abuela Melanie. Sentía que de haber estado viva con mi entrada a Hogwarts, las cosas en general hubieran sido muchísimo más sencillas. Mi mente, ya formada, completamente diferente a lo que era con mis once años, sentía que había mucho que hubiera podido preguntarle y no lo había hecho. En su momento nunca me había picado la curiosidad.

No pude esconder el pequeño movimiento de mi labio superior cuando mencionó lo de fumar en sitios no permitidos. Mi problema no era que fumara en lugares prohibidos, no: básicamente mi problema era que fumara. No era quién para entrometerme en los vicios de nadie pero simplemente odiaba el tabaco. El alcohol lo toleraba un poco más siempre y cuando la gente no se fuera de mambo. Pero el tabaco...alejé el pensamiento de mi mirada y todo lo que eso trajo consigo y enfoqué mi mirada nuevamente en lo que el chico decía y comentaba como razones para su expulsión.

-Pues habrás mejorado en autocontrol, supongo- con aquello aludía a todo, tanto a su comentario sobre las broncas que se habían salido de su control como a la idea de que había aprendido a dejar las cosas por la paz si no merecían la pena. Nuevamente, había que destavar que le comentario no había sido proferido con mala intención ninguna, sino más bien como una observación proque en apenas unas pocas oraciones dejaba en claro su progreso interno.

No llevó mucho tiempo que reaccionara a lo que yo acababa de decirle, luego, respecto a su repetición de curso. No se lo había tomado a mal. Al contrario, sus ojos parecían dar a entender que lo habían hecho a bien. Sin embargo no dije nada, le permití procesarlo y posteriormente escuché su comentario sobre poner en duda el estar en Gryffindor. Aunque su confusión fue con la casa de las águilas. Esbocé una sonrisa un poco triste en principio pero que luego se volvió más normal, como las anteriores, y negué con la cabeza quitándole importancia.

-Soy demasiado impulsiva, demasiado insensata y demasiado...¿pasional?- pregunté, a todos y a nadie, más bien a mí misma. ¿Era esa la palabra que buscaba? No estaba muy segura, pero igual me daba. Ya la había proferido. -Has pasado solo unos minutos conmigo. Ya verás que no entro con vosotros- sonreí de forma simpática. En mi semblante se veía que ese comentario había ido con respeto: no compartía con ellos muchas cosas que tenían como virtudes. Carecía de muchos puntos fuertes de los que los Ravenclaw podían estar orgullosos. No necesariamente los Gryffindor. -Probablemente algunas personas no entienden estas cosas hasta que se enfrentan a una situación que los ponga a pensar. - me encogí de hombros -A veces las circunstancias de la vida son las que abren los ojos y forman el carácter.- oh, mira, ¡una papelera! Saqué el papelito arrugado de mi bolsillo y lo dejé caer dentro. -Pero sí es importante no juzgar, pese a que alguien pueda estar en desacuerdo.- entonces me detuve también, y por un momento no voló una mosca por ningún sitio. Por detrás de él pasaron un par de chicas conversando animadamente y, tras de mi, una parejita ensartada en una discusión. Quizá pareciéramos estatuas. Principalmente porque un chico de tercero pasó entre los dos como si no se hubiera dado cuenta de que estábamos conversando. A lo mejor eso fue lo que hizo que el chico retomara el asunto del pergamino.

-Cierto es- coincidí, volviendo a bajar la vista al suelo. Anque me llamó la atención el que dijera que "ninguno quería eso" sobre la nota, como si a él también fuera a afectarle, pero no comenté nada. -Gracias por ayudarme a buscarla. Si tienes...cosas que hacer o algo así no te sientas obligado a acompañarme ni nada de eso, de verdad.- le dirigí una mirada de gratitud pero sinceridad en aquella sentencia. No qería consumir su tiempo. Al fin y al cabo era solamente una chica a quien se le había caído el boletín de notas.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Mar Ago 11, 2015 11:38 pm

Asentí firmemente. De otro millar de cosas no estaba orgulloso, pero de haber aprendido a tomar el control sí. Aunque esa tampoco era exactamente la idea - Casi nunca carecí de control - esbocé en mi cabeza por dónde quería ir, pues tendía a premeditar mis palabras, para evitar dar demasiados detalles o información irrelevante. Ya no solo para la historia, sino para ella. No tenía ninguna necesidad de conocerme "más allá" - Simplemente canalizaba todo aquello que no podía hacer de otra forma. A veces golpear una cara es menos doloroso que una pared, ¿sabes? Y si encima es porque estas defendiendo lo que eres, mucho más reconfortante - otra cosa no, pero arrepentirme de mis actos en tiempos pasados no era algo que hubiese hecho, y no iba a comenzar ahora - Pero sé a qué te referías - traté de calmar el tono, quizá hubiese pensado cosas que no eran - También he crecido y esa gente ha crecido, y siempre hay conflictos pero ya no son lo que eran - problemas de escuchar "música satánica", como ellos jodidos incultos decían.

Escuché sus motivos de por qué no podría ser una Ravenclaw y le resté importancia con la mano. Hasta que dijo pasional - Bueno, la verdad es que mucha sangre... lo que se dice sangre, los Ravenclaw no tienen - normalmente había dos extremos: locos que se iban por las ramas o eruditos del conocimiento. Y si eran normales, vivían a otro ritmo más lento del normal - Por eso a veces se sorprendían de que fuera Ravenclaw... - y no lo decía porque yo no llevara un ritmo más lento, más bien era alejado. Cuando cruzaba un buen puñetazo y saltaba dientes todos querían ir quitándole puntos a Slytherin, hasta que se daban cuenta de que ellos mismos eran Slytherin, y yo un águila. No pude evitar sonreír al recordarlo, por no continué con el tema.

- Pero, ¿sabes cuál es el problema? - dije continuando el hilo del diálogo que ella había comenzado - que el respeto es algo de lo que mucho estudiante carece, y juzgar es lo más normal del mundo. Por ejemplo, aunque sé que no vas a responder así: por cómo voy vestido, ¿qué pensarías de mí sin haber hablado antes? - continuábamos parados pero me separé un metro para que tuviera una buena visual. Aquel día llevaba unas converse negras rotas, unos vaqueros desgastados y rotos por las rodillas, una camiseta básica negra muy ancha y bastante larga y una muñequera. El pelo estaba despeinado y por encima tenía la chaqueta, burdeos oscura (ahora con la capucha bajada). Las ojeras formaban parte del conjunto.

- Ah, y creo que esto responde a tu pregunta de si tengo algo mejor que hacer - me señalé de nuevo, esperando una respuesta, ya incluso deseando saber qué imagen transmitía a los demás - En cuanto contestes, encontramos el pergamino. - porque ella no lo había visto aún, pero yo creí tenerlo ya fichado pillado, sabiendo que no se movería de donde estaba.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Miér Ago 12, 2015 12:47 am

Lo que quizá James no tenía en la mente era que tal vez sí existiera una necesidad de conocerlo "más allá". Al menos eso era lo que me iba generando la conversación a medida de que avanzaba poco a poco, pues lejos estábamos ya de tener que ver con un pergamino nada más. Ahora quería saber. De hecho, no me importaba pasarme la tarde entera en busca del pergamino para poder charlar un poco más. Podía perderlo, incluso. Pero no iba a decirlo en voz alta.

-Sí, bueno...- meneé la cabeza. Dudaba. ¿Cuánto decirle, yo también? No era el único que estaba midiendo las cosas para decir, sino que yo también. Por un momento el color se haba ido atenuando en mis ojos, el verde amansando fue cayendo hasta colorearse de un azul grisáceo pero poco duró. Fue solo un atisbo de. ¿Lo habría notado él acaso? -Entiendo la sensación, la he visto de cerca en otros.- y con eso se lo dejaba claro. No había sido yo la que hubiera sentido de esa forma, pero sí había visto a otros sentirse de ese modo y usar aquella lógica contra mí. Lo que no había mencionado era que no habían sido simplesgolpes, no habían sido puños. No había sido una parte del cuerpo, sino otra cosa. La cicatriz que iba de mi oreja derecha al final de la nuca por detrás de mi cabello castaño se hizo sentir por un momento. -Si puedes hacer esa evolución es realmente genial - acabé por convenir, como dejando atrás lo anterior. La cicatriz había dejado de sentirse, los ojos habían vuelto a ser verdes. Todo era normal. Hasta volví a reír con lo de los Ravenclaws sin tener aquello de sangre.

-Pues me sobra un poco, os la puedo prestar de cuando en cuando. No me vendría mal, a veces, quitarme un poco- abr los ojos más para mí que para él, considerando que a veces mis acciones llegaban a ser demasiado pasionales y eso era malo para mí.-Cierto es que nunca he visto a un Ravenclaw golpeando caras- sonreí como aludiendo a lo nterior y le guiñé un ojo para que supiera que no iba a mal -Pero es bueno no ser el estereotipo. Ser algo más.- y hablando de estereotipos, llegamos al tema del respeto y observé al chico desde la distancia cuando se apartó dejando ver la ropa que llevaba puesta. Era todo un conjunto, un maniquí de tienda. Los pantalones rasgados, la camiseta ancha y negra, el cabello del ismo color y los surcos oscuros bajo sus ojos que denotaban cansancio. Mucho cansancio. -Que tomas el café muy cargado*- ¡Es la hoooooraaaaaaa de las metáforas! Very Happy A ver la agilidad mental del Ravenclaw respecto a aquello. -Especialmente por la expresión de tu rostro.-¿Saba James que me gustaba decir las cosas sin pelos en la lengua? Por alguna razón saabía que no se tomaría a mal el haber hecho el comentario sobre cómo se veía en el rostro. No parecía la clase de persona que pudiera ofender se porque le dijeran que tenía ojeras -Más allá de eso, yo no hubiera pensado mucho sobre nada. Pero conozco los estereotipos sociales bastante bien y seguramente no parecieras muy amigable a los demás. Ni muy feliz -añadí-Físicamente, un poco como yo cuando estoy triste- y cual ráfaga de viento mi cabello se tiño de negro azabache, mis ojos casi grises, incoloros. Duró un par de segundos antes de volver a mi yo normal. Magia de la metamorfomgia. Me quede viéndolo significativamente, como si estuviera buscando establecer una cierta conexión. No sabía si lo haca de forma voluntaria o involuntaria, pero era como si estuviera queriendo decirle algo, o intentando que él me lo dijera. -Pero los estereotipos son justamente eso, estereotipos. Todos los vemos, todos los vivimos. Y por eso hay que pasarles por encima- me decidí a negar por la cabeza cuando dijo que su apariencia podía darme una idea de como responderé á la pregunta de tener algo mejor que hacer puesto que no me guiaba por eso en absoluto y, cuando comentó lo del pergamino, me volteé a ver si lo veía. Debía haberlo encontrado en algún sitio.

*A ver si recuerdas cositas

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Miér Ago 12, 2015 9:39 am

No pude evitar sonreír. La verdad es que de puertas para fuera, ignorando el aspecto físico y lo que podía transmitir, era un vivo ejemplo de Ravenclaw. Me gustaba estudiar y no me costaba en absoluto, podía pasar horas entre libros aprendiendo cosas nuevas, tenía dedicación y constancia para hacer las cosas... ahora intenta meterle esta idea en la cabeza a alguien cuando le dices que estás cursando por segunda vez séptimo. ¿Se considerará dentro del universo Ravenclaw una nueva clase social, como los paria en la India, y habré bajado a ese nivel? No me sorprendería tampoco demasiado.

"Al final somos estereotipos de ideas estereotipadas" pensé. Nos creemos diferentes y pertenecemos al mismo grupo de borregos que nos ha educado y nos ha obligado a vivir en sociedad. Me río yo de eso. Después de alejarme y de mostrar cómo iba vestido, cómo llevaba la cara, cómo tenía el pelo, guardé silencio esperando su respuesta. Me sorprendió porque, por un lado, no hizo un análisis demasiado exhaustivo de mí, pero por otro, el comentario del café me arrancó una especie de carcajada que acabó con una sonrisa y una negación con la cabeza y los ojos cerrados - Y lo peor es que me gusta el café más que mi vida - era una metáfora un poco "salida de tono", pero no mentía en absoluto. Cómo me gustaba el café - Antes tenía insomnio, de momento... todo sea que las clases lleven un mes empezadas. Pareceré sacado de la familia Addams - aunque ojalá fuese verdad. O tener una Wednesday Addams. ¿Quién se quejaría? Continué escuchándola.

- Bueno, creo que es la opinión más decente que han dado de mí. Créeme, te sorprenderías. Según algunos, solo falta que me tatúe un carnero y símbolos paganos por el cuerpo para demostrar, ya del todo, que soy satánico - rodé los ojos con indiferencia y una pizca de asco. Bueno, más que una pizca un puñado. Me encogí de hombros antes de continuar - Pero tú lo has dicho, son estereotipos, y casi lo prefiero así. No tengo que lidiar con gente absurda -.

Cuando habló de la impresión triste que transmitía se me ocurrió una sarta de calificativos muggle que había tenido durante muchos años. Gracias a Merlín, aquello había pasado y, aunque pareciera que no, ni de lejos era lo que fui años atrás (físicamente hablando, sobretodo). De pronto, el pelo y los ojos de Lucy mutaron, literalmente, y se convirtió en una chica fría, con los ojos congelados, el pelo negro como el azabache y los rasgos muy marcados. No fui capaz de decirlo en alto, ni lo diría nunca, pero de haberse quedado con ese aspecto cinco minutos más, me habría enamorado - ¿Así eres cuando estás triste? - preguntando la obviedad, bien - Pues, ¿sabes qué? A mí no me disgusta. Quiero decir, físicamente. Por dentro sé lo que se siente - de sobra. Torcí una sonrisa amistosa - A partir de ahora bueno será verte con tu aspecto normal - dije refiriéndome a sus ojos verdes y su pelo castaño, que habían vuelto de la nada.

Caminé dos pasos en su dirección, pero me desvié a la izquierda unos metros. Caminé, sabiendo que estaría preguntándose a dónde iba, y desaparecí detrás de un árbol. Apenas duró unos segundos. Salí echándole un vistazo al pergamino. En efecto, era el que había perdido - Et voilà - concluí tendiéndoselo.
*Cállate que todavía lloro T.T

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Miér Ago 12, 2015 12:36 pm

Por laguna razón me gusto escucharlo reír, como si fuera un sonido agradable que estaba buscando que llegase. No estaba segura ni de por qué era como si, inconscientemente, lo hubiera estado buscando, sino que mi mente había intentado indagar anónimamente en sus gestos y en sus palabras buscando encontrar algo mas de lo que él estaba mostrando desde un principio. Y cuando lo oí reír fue algo bastante tranquilizador. Un día me haría un análisis de mi psiquis involuntaria.

-Bueno, eso puede pasar, si Lugo te gusta mucho- en realidad, no, pero lo había dicho mas bien como para seguirle el juego. Si me dieran la idea de hacerme vivir sin mis queridas manzanas...la sufriría, mucho, claro que sí, pero no por eso iba a decir que me gustaran mS que mi vida. Aunque esta hubiera tenido sus puntos muy flacos. -¡Ah, así que el insomnio es amigo tuyo también!nunca me lo comentó,cuando vuelva a verlo le reprocharé no habérmelo dicho- respondí fingiendo estar ofuscada con el tal insomnio que mas de una vez me había atacado a mi también, y posiblemente a así cualquier otro estudiante. -Las clases no tienen piedad sobre nadie, ¿eh?- mundo cruel, muy muy cruel.

No pude evitar echarme a reír ahora yo pero no de sus comentarios, no, sino de la opinión que decía que tenia la gente sobre él. ¿Símbolos paganos? ¿Satánico? ¿Era en serio?

-¡Para, ya!- de entre risas, porque realmente no creía que pudiera escuchar ni una sola palabra más de aquel asunto. Era demasiado surrealista y, sobretodo, demasiado estüpido. Lo suficiente como para resultar algo burla le de forma sana -Si estuviera en tu lugar creo que un día fingiría tener todas esas cosas y me pasearía frente a esas personas para no sé...estornudarles encima o algo así, sería genial ver sus reacciones.- había hecho todo el tele teatro, caminando con la espalda derecha unos pasos y el mentón levantado, todo de forma exagerada, y me había inclinado hacia delante al momento de hablar del escupitajo. Ya me los imaginaba a todos santificando se.

Continué riéndome un poco má,s aún cuando dijo lo de mi aspecto cuando estaba triste y asentí. MO dije mucho más, mis risas se fueron calmando de a poco y esbocé una sonrisa que podía tomarse como una sonrisa de pena cuando coment que no le disgustaba. También, el color era apenas más visible en mis mejillas, pero eso se borró al instante.

-Sí, bueno...es justamente eso. El cómo se siente por dentro. - nuevamente esa sonrisa. No era como si aquello no me hubiera pasado, en su momento, más a menudo que en otras instancias. Literalmente el color escapaba de mí en mis rasgos más evidentes y...¿Adónde iba? Lo seguí con el entrecejo fruncido, muy curiosa, y tras meterse detrás de un árbol hacia el cual casi lo seguí por curiosidad, salió con un pergamino en ña mano. ¡El mío!

-¡Ala, bravo!- unos rápidos aplausos antes de tomarlo y sonreír. Sí, ¡aquél era el que estaba buscando! -¡Gracias! Será que compartes el ojo avisor de las Águilas...al menos no estaré perdida en el temario de mis estudios ahora - levanté la vista con una sonrisa enorme de agradecimiento para él -No lo hubiera encontrado sola, al menos on tan rápido. Gracias, James- agregué, y trs un par de segundos me guardé el pergamino bien seguro en el bolsillo, mucho más adentro, y la mano dentro de él. Para asegurar. H quedé pensativa un rato más hasta que lo solté -Ahora bien, te lo vuelvo a preguntar, porque tu apariencia no me responde nada a mí respecto a eso: ¿tienes algo que hacer? ¿O te apetece ir a comer algo?- a lo mejore Saba siendo un poco intrusos, pero realmente me habíacaído bien y, con una conversación interesante de por medio, era difícil no querer seguirla. Al menospra mí.

Jajaja yo lloro también ;____;

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Miér Ago 12, 2015 12:56 pm

Ver cómo reía, como tomaba todo lo que decía bien y no tenía ningún problema en conversar conmigo tranquilamente pese a no conocerme apenas me hizo sentirme a gusto. Tan a gusto que era hasta extraño. Hacía tiempo que no conocía una persona en el castillo, y menos que fuera así de abierta y libre de prejuicios. Terminaba agradeciéndose aquello. Observé con curiosidad todo el teatro y no pude evitar imaginarme presentándome delante de alguno de esos chicos con una cruz invertida y mirada intrépida. La verdad es que habría sido un punto. Sin embargo, yo no era capaz de reír de tan buena gana como hacía ella. Sonreía, más que de costumbre, pero siempre con esa impresión de tristeza en los ojos. Habían pasado ya tantos años que era incapaz de cambiar aquel brillo. Pero bueno, era irrelevante. Realmente había conseguido salir de mi cabeza durante un buen rato gracias a aquella conversación, y a aquella persona, con la que probablemente nunca habría pensado tener semejante conversación.

Cuando le entregué el pergamino vi verdadera felicidad en sus ojos, y continué sonriendo, como si no pudiese para. Y es que realmente no podía. Me ponía de buen humor ver a alguien con semejante vitalidad y amor por cosas tan pequeñas como encontrar algo que había perdido. Aquel pelo negro y ojos transparentes eran preciosos, pero sin duda el color hacía que la alegría fuese totalmente palpable. Yo no era metamorfomago, pero como si lo fuera. El intenso verde azulado de mis ojos siempre estaba apagado, y el pelo no podía adquirir una tonalidad más oscura - No tienes que agradecerme nada, es un placer poder ayudar aunque sea con pequeñas cosas - le resté importancia con la mano y sonreí de nuevo con calma.

Lo que vino después no podía haberlo previsto, ni de lejos. Levanté las cejas y abrí bastante los ojos, ¿lo estaba diciendo de verdad? No estaba acostumbrado a tales actos - Emm, esto... no. Quiero decir, no tengo nada que hacer - corregí - Sí... quieres podemos ir a tomar algo, sí - y es que no es que no tuviera planes para aquel momento, es que no tenía planes para después, para mañana o para el año en general. ¿Por qué rechazar una invitación de una persona con la que estaba teniendo uno de los días más agradables tanto del curso como de los últimos años? Sonreí de nuevo - ¿Dónde te apetece ir? -.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Miér Ago 12, 2015 8:21 pm

Francamente, la gente era un desastre. Cierto era que yo había pasado apenas unos minutos con el muchacho, que no lo conocía, que no sabía bien cómo era. Pero malo, alguien a quien no acercarse o a quien prejuzgar así como así, no era. Ni cerca. Entonces, realmente intentaba ponerme en el lugar de la gente que sí tomaba esos prejuicios y me costaba encontrar la respuesta a la pregunta "¿por qué no te le acercas?". Por el rabillo del ojo fui consciente de un par de chicas de primero, una leona y una tejona, que conversaban a varios metros a las espaldas de James. No pasé por alto que la leona alejaba a la tejona de la escena del Ravenclaw y yo, y con un cuchicheo y el entrecejo de ambas fruncido se retiraron más allá de la vista de mis ojos verdes. No mencioné nada al respecto, por supuesto, pero la escena solo sirvió para alimentar mi sensación de incredulidad. Volví a centrar mi mirada en James tras esa breve interrupción. El chico seguía sonriendo y, con eso, volví a hacerlo de forma automática también. Como el principio de acción y reacción.

-Pues aunque digas que no, yo te agradezco- asentí un par de veces tras dcir eso, como mostrando que no tenía cómo no decirle aquello. Pero lo cierto era que me sorprendía su acción. Es decir, estaba muy segura de que la mayoría de las personas simplemente me hubieran devuelto el primer pergamino y hubieran seguido luego su camino. No cualquiera se quedaba a ofrecer ayudar a buscar otra cosa que faltaba. De una extraña, vamos. Encima, dos cursos menor que él...de pronto me invadió la duda de que estuviera tomándome por niña y sentí algo de vergüenza por haber sugerido ir a comer algo, por si lo tomaba a mal. Sobre todo teniendo en cuenta la cara de sorpresa con la que había reaccionado a mi propuesta. Me mordí el interior de una de las mejillas, sin dejarlo traslucir al exterior. Iba a decirle que no se preocupara, que no tenía que hacerlo y que mejor nos veríamos por ahí además de agradecerle de nuevo cuando volvió a hablar y callé, algo nerviosa. ¿Por qué estaba nerviosa? No tenía nada de malo mi propuesta, ni había nada raro en mis intenciones, ni eran las de una niña pequeña (¿o lo eran? ¿lo serían? ¿sería acaso que las "niñas grandes" no invitaban a gente a comer solo para charlar? ¿me convertía eso automáticamente en una niña en el sentiro más literal posible?), pero por alguna razón temía haber inocmodado el muchacho o pasar alguno de los límtes establecidos por las leyes que regían el mundo de los desconocidos.  Quizá era mejor fingir que había olvidado algo e irme. Es decir, hablaba como dudando o algo así, ¿verdad? ¿Era ese el tono que percibía? Ay, que me hacía la cabeza. Todo por no incomodar a las personas. Estúpida, ahora lo vas a hacer sentirse obligado a ir contigo. Tuviste un sobreexceso de confianza.

Auque luego sonrió, y una vez más como si fuera un principio de la física sonreí también en cadena, aunque de forma un poco más insegura. Apenas. No había nada de raro en esa sonrisa, ni lo hubo en la pregunta. No en la elección de palabras, no en el tono, no en nada. Quizá un poco de extrañeza, y entonces concluí que a lo mejor la cosa sería que no estaba acostumbrado a ese tipo de situaciones. Decidí intentar dejar mis cavilaciones para otro momento: si e sentía incómodo, me lo diría ya después.

-Bueno, es fin de semana. Podemos ir a Hogsmeade a ver qué hay por ahí. Mi prima me comentó de un lugar medio nuevo el otro día, lo podemos buscar si quieres- me encogí apenas de hombros, como esperando su respuesta. Si estaba de acuerdo con aquello ya podríamos encaminarnos al sitio, ya que yo recordaba bien las explicaciones de Pervinca para llegar al lugar.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Jue Ago 13, 2015 11:32 am

Momentos antes de darle una respuesta, y mientras se la daba, noté a la chica un tanto extraña. ¿Habría hecho algo mal? Mis habilidades sociales eran un poco escasas y no tenía conciencia de qué hacía bien o qué hacía mal. Parecía estar inmersa en su cabeza, completamente, pero cuando contesté salió y volvió a estar normal. Interesante...

- Me parece buena idea - no había caído en que era fin de semana. Desde el curso anterior no iba a Hogsmeade, mínimo habían pasado siete meses. Me gustaba pasear por las calles más escondidas, tomar algo en Cabeza de Puerco y pasear con los cascos puestos despreocupadamente, observando a la gente. Que no tuviera mucha interacción social no significaba que no me fijara y observara a casi todo el mundo que se cruzaba por mi camino. Me gustaba imaginar quién era esa persona, por qué caminaba así, a dónde iba, por qué tenía ojos tristes. Aprendí eso en terapia de grupo, cuando tenía quince años. Era curioso observar a mis compañeros y cómo, poco a poco, se iban abriendo. Me ayudó a comprender ciertos gestos o tocs que tienen las personas.

Miré a Lucy y moví la mano derecha hacia delante - ¿Vamos? -.
Si quieres continuar aquí por mi perfecto, y si quieres abrir allí pues perfecto también ^^

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Jue Ago 13, 2015 2:24 pm

N había expresado ningün tipo de disconformidad con nada, por lo que supuse que al menos no habría metido TANTO la pata. Era bueno saber que la estaba haciendo las cosas mal, al menos en apariencia. El Ravenclaw aceptó la idea de ir a Hogsmeade y eché a caminar hacia allí a su lado para completar el trayecto.Pasamos junto a Wendy y sus hermanos pero apenas y Eustace fue el ünicoq ue se percató de ello, levantando la mano un segundo en mi dirección, gesto que correspondí con una sonrisa de medio lado y seguí caminando.

-Aquellos tres que están ahí, la rubia con los dos morenos, son primos míos- indiqué al Ravencñaw con un gesto de la cabeza para no señalar de forma poco educada. -Ella es más pequeña que yo, los otros son más grandes.-datos inservibles para él, pero cosas para ir llenando el espacio. El cielo estaba nublado, sin ser eso un indicio muy claro de si llovería o simplemente se mantendría así. El calor empezaba a sentirse pues, después de todo, poco a poco íbamos acercándonos al verano. De hecho seguramente faltaran unos días para ello, nada más. Snreí involuntariamente u sin darme cuenta mis pasos fueron un poco más animados. Viva la felicidad veraniega *O* -¿Vas mucho a Hogsmeade? - inquirí, empezando ya el camino hacia fuera del castillo y llevándonos hacia tal sitio.


Dejemos aquí, que como es el lugar del giratirmpo pues aplica el flashback entero xD

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Jue Ago 13, 2015 6:59 pm

Lucy se acercó a donde estaba y ambos comenzamos a caminar en dirección a Hogsmeade. Observé cómo un muchacho saludó a la leona y ella correspondió el gesto con una sonrisa. No le di importancia, ni quise preguntar, pero como queriendo saciar mi curiosidad me comentó que eran miembros de su familia - Oh, qué de primos - enuncié más para mí que para ella. Y es que yo tenía una y daba gracias.

Continuamos caminando, yo con las manos en los bolsillos y ella bastante animada. Se notaba que no era una persona que pasara demasiado tiempo encerrada o no haciendo nada, como principalmente era yo. Asentí ante su pregunta - Se podría decir que sí. Me gusta bastante estar en Cabeza de Puerco. No hay apenas gente, el ambiente es calmado y puedo hacer cualquier cosa allí - y con cualquier cosa me refería a leer, preparar trabajos o dedicarme a beber cerveza y salir a fumar de vez en cuando. La miré - ¿Tú sueles ir mucho? - estuve a punto de incluir la pregunta de a dónde íbamos concretamente, pero supuse que una vez estuviéramos allí saldría solo. Tampoco tenía ganas de ir a Cabeza de Puerco aquel día, casi prefería ir a la tetería. Aunque demasiado colorida para mí, como buen 50% de inglés que tenía me gustaban el té y las pastas de chocolate y coco.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Jue Ago 13, 2015 7:15 pm

Solté una risita mientras meneaba l cabeza. "Qué de primos", había dicho. Y lo cierto era que llevaba mucha más razón de la que él mismo era consciente.

-No has visto nada- comenté como si no tuviera importancia pero como si, a su vez, fuera un espectáculo que posteriormente estuviera cerca de descubrir. Dudaba francamente que el Ravenclaw se viera conociendo a muchos de mis primos en el futuro, a que por lo que había podido deducir en los escasos minutos que habíamos tenido juntos, no eran precisamente un tipo compatible de personas. Pero ¿quién sabía? Nadie era quién para discutir que el destino podía algún día hacer de las suyas...para bien o para mal.

-Cabeza de Puerco...- comenté pensativa, más en respuesta a lo que él había comentado que a su pregunta -No, usualmente no hay mucha gente. Pero en ocasiones la limpieza deja un poco que desear- casi en todos los sitios, en realidad, pero algunos llamaban más que otros en ese aspecto -Una vez estaba ahí tomando cosas con unos amigos y podías barrer polvo de dentro de las tazas que nos sirvieron de café- no era como si o fuera una persona particularmente fifí en esas cosas. Al contrario, era bastante easy-going, sobre todo luego de que por un mes o así mi única comida habían sido las cosas que había podido encontrar por ahí. Pero ciertamente no era grato poder pasar el dedo por el interior de una taza donde te habían servido café y sacarlo negro. -Hogsmeade me gusta, pero tampoco es como que me pase allí todos los fines de semana como sí lo hacía cuando empezaron a darme los permisos y tal. Era como toda la revolución- acompañé eso con un gesto de las manos. Sí, claramente, al momento en que los alumnos recibían la posibilidad de visitar el pueblo mágico de Hogsmeade era como "¡Oh, tenemos que ir, tenemos que ir!". No había sido yo mucho menos en mi primer año con permiso.

-Aunque ahora, con todo esto de la guerra y así, es como que he ido menos. Las personas no quieren salir mucho y no me apetece ir sola. Para caminar por mi cuenta prefiero otras zonas del castillo, no Hogsmeade.- comenté en un tono que era una mezcla de frustración y pena. Porque las salidas ya no eran lo que eran, y las personas no se sentían tan libres o seguros como antes. Yo sí, y eso me dejaba un poco sola. Empezamos a acercarnos más hacia el lugar y de pronto comenzaron a verse los techos. Uno alto a dos aguas con color verde claro en la parte de la chimenea resaltaba entre los otros. Se lo señalé con la mano -Mira, creo que es ese sitio de ahí.- aunque cuando me acercara más podría verlo mejor.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Jue Ago 13, 2015 7:28 pm

La verdad es que aquel punto no era el fuerte del local. Realmente, carecía de puntos fuerte. Para mí, la soledad. Por lo demás hasta tomarte algo sentado en la calle era más agradable. ¿Pero quién decía que buscara un ambiente agradable? Tristemente, el Cabeza de Puerco me sentía como pez en el agua - Me ha pasado alguna vez - de ahí que normalmente pidiera cerveza, en botellín, y lo abría yo.

Analicé sus palabras. Ciertamente, la inestabilidad era algo evidente, pero a mí no me afectaba en lo más mínimo. Tendía a darle importancia a esas cosas. ¿Poco aprecio por mi seguridad o incluso mi vida? Qué va. Sin embargo, entendía que a ciertos alumnos o familiares de estos les preocupara la seguridad o las condiciones en las que podrían encontrarse fuera de la protección de Hogwarts. Lo bueno de todo aquello es que, afectivamente, Hogsmeade ahora era un lugar aún más tranquilo donde pasar el rato o pasear. Y los precios también habían bajado ligeramente.

Caminamos durante no mucho rato más y Lucy señaló un edificio del que aún solo veíamos el tejado. Era la tetería. Sin que me viera, abrí un poco los ojos. ¿Acaso a parte de ser metamorfomaga podía leer el pensamiento? Siniestro - ¿Te apetece que tomemos un té con pastas? - propuse. No sé qué idea tendría, ni siquiera qué hora. ¿Tocaba desayunar? ¿Almorzar? ¿Merendar? ¿Pero que condenada hora era? Descontrol de vida ninguno, no.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Jue Ago 13, 2015 8:42 pm

-¿Solo alguna vez?- inquirí, no en un tono incrédulo sino más bien bromista, como aludiendo a que decirlo de esa manera era estar sienod bastante generoso, en cierta forma, con las circunstancias higiénicas del establecimiento. Esbocé media sonrisa -De todos modos creo que son pocos los establecimientos que cuidan su higiene al máximo. Madame Tudipié es un extremo- tampoco era comoq ue me gustara demasiado aquel sitio. Demasiado floral, un ambiente demasiado romántico...sentía que, de llevar allí a alguien, era como un cartel indirecto para que las personas preguntaran "hola, ¿sois pareja?". O quizá también se juntara allí algun gran grupo de señoras mayores cotilla y no era mi plan cruzarme con ese tipo de personas que, según el día, podían ponerme de mal humor.

Llegamos frente al lugar y sí, efectívamente, era el sitio al que mi prima había hecho referencia. Con dos pisos de alto y techo negro oscuro a dos aguas para poner fin a las paredes verde claro, el lugar se abría al público con un escueto cartelito que decía "abierto" que en ese momento estaba siendo limpiado por una señora desde dentro. Mientras miraba el sitio desde abajo, con la cabeza levantada para ver una de las ventanas más altas, escuché la propuesta de James y asentí.

-Sí, vendrá bien- accedí, sonriendo y empezando a abrir la puerta, momento en el cual la señora que limpiaba el cartel pareció sobresaltarse. A lo mejor no estaban acostumbrados a tener clientela joven a aquellas alturas del día -Buenas tardes Very Happy Permiso- saludé a la señora con alguna sonrisa y un gesto de la mano para luego abrir bien la puerta y comenzar a adenatrarme a dentro, dejando la mano hacia atrás para que se mantuviera abierta y James pudiera pasar detrás de mí. El local tenía un olor muy característico de los sitios de té, sin llegar a ser tan invasivo como lo eran los olores de lugares como Madame Tudipié. Era acogedor, calentito y aún así fresco al mismo tiempo. Eran unas pocas mesas, distribuídas y sin demasiada mantelería. En resumen, lo básico para comer y tomar algo como té pero sin excederse. Se sentia bien, al menos para mí. Miré hacia atrás para ver llegar al Ravenclaw y levanté una ceja como preguntando silenciosamente por su opinión -¿Qué te parece? ¿Te apetece algún sitio en particular? - mis ojos se desviaron a unas de las cosas que estaban en el mostrador como exhibiéndose al úblico y abrí grandes los ojos -Mira, esas cositas de ahí tienen buena pinta. - y eso lo decía alguien que, aunque James no lo supiera, no era fanática del té Very Happy

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado el Jue Ago 13, 2015 8:55 pm

Sonreí poniendo los ojos en blanco y sonriendo. La verdad es que la limpieza dejaba demasiado que desear, pero seguiría siendo mi antro favorito. Hice una leve mueca - Por culpa de ese lugar casi dejo de beber té - había entrado pocas veces, y todas y cada una de ellas tanto la clientela como el personal me habían invitado a irme por donde había venido. Tanto negro en un ambiente tan pastel era un contraste tremendo. Me iba, sí, después de tomar mi té con pastas y no dejar propina Very Happy

Frente a la puerta, echamos un vistazo rápido al establecimiento y parecía todo lo que andábamos buscando: discreto, sencillo y acogedor. Creí haber estado alguna vez allí, pero como era hombre de costumbres y acababa siempre bebiendo en mi antro...

Lucy abrió la puerta y pasé detrás. Como ella, fui a pedir permiso pero no salió palabra de mi garganta. Ya empezábamos. Miré a mi alrededor y, a parte de motivos sencillos y escasas cuatro personas, una mujer mayor nos miró de arriba a abajo y sonrió con dulzura. ¿Pero qué? - Hola, buenas tardes - conseguí decir finalmente. Ante la pregunta de Lucy miré hacia ambos lados (aunque tampoco había mucho donde elegir, el sitio era más bien pequeño) y fiché una mesa pegada a la pared, donde una rinconera de madera creaba el sitio perfecto. Hice un movimiento con la cabeza - ¿Ahí te parece bien? - me giré y vi a Lucy observando como una niña el mostrador con dulces, no pude evitar sonreír - Desde luego que sí - antes de girarme me quedé con que tenían pastas de coco y chocolate - Por cierto, ¿pedimos primero o nos sentamos? -.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje hechizo realizado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

Fate/Corrupt Phantasm


Expectro Patronum


Hermanos: 5/5 Directorios: 3/5 Elite: 32/40 — AFILIADOS NORMALES

La limpieza de afiliados es cada dos semanas. Ultima Actualización: 01/11/2015